Fin de mes

20:47 Edit This 0 Comments »
Te digo, te aguardo en mi memoria, como una piscina repleta de rocas oscuras, más redondas que la luna. Me he perdido, susurra mi perro, y yo le he dicho que hemos de conquistar el miedo, coger el desastre como una masa de pan y hornear nuestra última cena. Creo en Cristo, en esa fotografía malherida que repite su traición; en realidad es una buena película el vía crucis, ya nadie entiende de justicia poética, la sangre es más justa para los ansiosos panes.
Me iré, he dicho; me iré de una vez, cuando este país termine de irse a la mierda; pero sigo sentada diciendo tonterías, el país se fue a la mierda cuando cayó el sol y llegó la pluma. Sigo diciendo, sigo quejándome, de palabras así, un poco vacías, mal escritas, se escribe el mundo, su película y su negocio.


Pase a cobrar a RRHH: su inefable precariedad

0 comentarios: