Despiértame

14:12 Edit This 0 Comments »

Despiértame from David Rodriguez on Vimeo.




...por favor

Memorias

13:39 Edit This 0 Comments »

MEMORIES from Eduardo Cuadrado on Vimeo.

C30

20:10 Edit This 0 Comments »

















Estoy apostada sobre la loma de un grillo que se ha ido a danzar por diferentes casas –dijo Mel- y he clavado el ojo en la distorsión, estoy prieta en esta mesa que no cesa de decirme señorita, soy la señorita de todo el mundo y me he encaramado a este vestido para deshacerlo.
Ahora lo describo como si hubiese sido mi casa, y por fin la mácula se hace visible, el Apocalipsis que ya se apila sobre su tejido expone su árbol engañoso. Al fin y al cabo ¿Qué era la realidad?, sino este tramo y este nudo presente.

-Casa, este aliento de mujer que se pega en la pared; este tramo caminando sobre la mesa me dedujo respuestas baldías para conciliar la verdad y la fantasía-

Y si me pierdo? –dijo Mel- la perdición me ausculta la noche que visto estos días; la hamaca del tiempo me ha mecido en su regazo de un extremo a otro, dejándome soñar con los árboles, con las hojas que se escriben y se desprenden para comprobar la agitación de la realidad.

Esta casa, de muebles rojos en convulsión se ha tragado la noche; no hace más que musitarla y darle música para que yo dance; y me agite asida del techo.

Estas cajas de palabras
cubiertas de arena
invadían las ventanas en las moradas de la muerte
Eran bailarinas aladas
que recogían zapatos
fichas saladas que se precipitan debajo de ti
y así entre los cabellos ligeros
tomé un viaje lejano
cuyo desenlace trazó un insecto
mientras bailaba en el puente de la carne
danzando,
deshaciendo
desintegrando decibeles
entre las tijeras
dibujé dientes y campamentos en un sueño
recogí el agua y me abandoné en mi propia voz


Retrocediendo las hojas en mi mano, –dijo Mel- he descrito el pasado y he pretendido marcar el futuro. ¿He llegado o no he llegado? En una de tus conversaciones vivía mi casa, en esa casa se sentó mi ojo distorsionándolo todo, y en él, solo en él había un brillo maravilloso que se quejaba entre las cucardas.


El grillo ha empezado a danzar, a cantar dentro hacia la muerte, entonces me contestó en latín: Mori, mori, mori… “morir, morir, estar muerto”.