C26

08:14 Edit This 0 Comments »
Soy una roca ígnea a punto de bullir –Dijo Louis- a punto de deshacerme con este suelo que me sostiene, que me abraza y no me deja arder. Estos brazos que relampaguean a mi alrededor, la tierra que me carga, el viento que da palmas; ellos me abrigaron siempre, pero ahora ya no los necesito; quiero que me dejen arder como una llama incandescente, quiero que el viento azuce mi hoguera y la tierra esconda su manta. Quiero verla a ella, mientras me deshago en el fuego, quiero verla, porque ella es lava, el líquido puro que corre por las venas de esta cascara; estas cáscaras que navegan codo a codo. Ya no quiero sentir los pies, ni las manos. Para tocarla a ella, solo necesito evaporarme, desatar los nudos que han hecho las circunvalaciones de mi mente, necesito desaparecer mi cuerpo y esta dimensión temporal. La necesito a ella, a su vehemente razón que la erosiona.

Me quedo quieta, como esperando –Dijo Mel- que vuelva a enrollarse la mañana, que vuelva a largarse esta belleza que alcanzo y beso. Me quedo aquí, aguardando por el viento de la noche, por las almas que barren el camino en la obscuridad, quiero que me acompañen otra noche, quiero escucharlas gemir y susurrar, quiero sentirme su lamento y roer el mío.

Otra vez, se aleja –Dijo Louis- con su barco; me mira constante, pero el viento me la ha robado; no sé cuando vuelve, así como tampoco sé cuando llega de viaje. La miro y le digo con mis ojos de perro, que me diga dónde anda; nunca responde, eso es seguro; la verdad de los viajes se lo llevan los sitios que habita, los libros que lee y las historias que entiende en una pared. He intentado asirme de esa pared, la he auscultado de arriba, abajo; la he golpeado y mordido...y aun no hay rastro del viaje, del cuerpo que la visita o la deja. No entiendo, qué vértice tiene la culpa de que ella se vaya, no entiendo cuándo estoy aquí yo también. De pronto ella me mira y sonríe, y supongo que ella regresa, supongo que ahora que me besa está conmigo; sin embargo hay un frio que recorre mi vena, siento que es ella viajando; o tal vez sea yo que viajo con ella y vamos muriendo.

Algo en mí se detiene –dijo Mel- con un aterido soplo; la lava que sellaba la noche en mi cuerpo se va secando, se va haciendo costra y cubre por fin las heridas. Ahora hace frio y los seres se esconden, se abrazan bajo el suelo y el rio corre con su espada cortando el pasto por la pradera. Las grosellas han muerto, las hojas levantan su humo y yo me las voy comiendo. Ahora este gélido cuerpo avanza por encima de mí, no sé cuánto peso, cuántos años he dejado, ni qué lugar me atrapa esta vez. Lo único que tengo es mi cuello postrado de conchas que infla su costra con humo, y al borde un gancho que hala de él, para que yo pueda respirar. Louis es ese gancho, el cuerpo que muere conmigo a la intemperie; pero nosotros no escondemos la mano, ni el cuello en el suelo; nos damos un beso y dormimos. Dormimos entre las tablas de un barco que cae por una cascada.

dinamismo interior

16:47 Edit This 0 Comments »






Se puede ser una magnolia ofrendando brazos
cayendo como cae a ser triturada;
sin embargo podemos sacudir y arrugar el cielo,
desmontar este caballo de mentiras,
arder con nuestras pupilas como quien mira el sol y no puede

Podemos ser más que dos hachas que cortan la leña,
ser la savia que enciende las hojas
y desflora las margaritas.

Podemos ser esta noche que acaba y

volver..
volver..
volver a tientas jalando el sol

Jaula

02:18 Edit This 1 Comment »

Te regalo esta jaula
mientras ando sentada
TORCIDA en la lámpara que pende de aquí

en mi desespero en la mesa
brazos y hombros
hombros y hombres que han sostenido esta casa
sin la moral en la valla

este arrabal de cordones
la verja y sus arcos
Te DOY
el cuerpo que es de los otros
los que se llevan mi voz
las miradas de espanto

TODOCUANTOSEANTECEDEDEMI

y se escapa
en el saco que arrastra
mis pies
cuando marcho a tu ropa
que se desentiende de ti

me saco tu ropa
una manga que suele ser tú
y no sé si me saco este tú
extremidad entre vara y la ropa

MEQUEDASOLOMICUELLO

esperando...