A la otra vida

14:20 Edit This 0 Comments »

Cómo se muda a la otra vida
te reclamo; te pregunto:
Cómo se abandona sin haber muerto
Cómo se puede hacer lo mismo,
olvidar, prescindir de la pueril vivencia
y caminar, hacia el silencio
tan ensordecedor como infinito.

Yo te recuerdo a veces,
desde la infancia, como en sueños;
sigo corriendo tras tu sombra
por las calles, por los cuerpos.
Adentro, contigo adentro;
con un miedo, con tanto miedo
con la melancolía absorbiendo;
de tu carne, de tu historia.
Y cuando sufro, de tus penas sufro;
aborreciendo mi contrita memoria,
maldiciendo la tuya sangre,
que llevo adentro, que quema dentro

A: Mateo Calle Ordoñez

Paso de largo

17:34 Edit This 0 Comments »

Esta estancia aun contempla, mis letras borrosas
Como en aquellos días, tus huellas
Sabes..
Existen algunas verdades odiosas
Que aun destila mi boca
Cuando tú no me miras
“Me he perdido, ¿donde te has ido?”
Sabes…
Me he leído cuanto libro, tú has dicho
Y he madrugado inventando una charla
Plausible sin ningún entredicho
Mas de tu boca he oído:
“Ya no podremos, ser amigos”

Es una instancia ideal eso de ser amigos
Ya no somos unos niños
Sabes…
Me muerdo la lengua y me escondo las manos
Como la gente de fuera
Que camina y pretende, que finge y pasa de largo
Sabes algo…
Mejor olvida lo que he descrito

C8

16:41 Edit This 0 Comments »
- Nos vamos entonces? –pregunté mientras conversábamos al salir de las clases.
- Pero por supuesto que sí, ya te he dicho que voy a ir de todas maneras asi me coma el diablo vivo con su trinche jajaja –comenzamos a reírnos mientras caminábamos.
- Ah entonces ahora tienen que juntar todos sus billetes ok? –Moreen se puso seria.
- Ah mira la señorita de los planes, se nos puso seria.
- No empieces Daniel
- Ya chicos no empiecen de nuevo –Mauricio trató de calmarlos
- La verdad que no me explico que se traen Uds. –en realidad todos sabíamos cual era la razón de sus constantes roces.
- En fin, vamos a viajar y la vamos a pasar rebomba.
- Con tal que la rebomba no nos salga tan cara como la señorita jajaja
- Y sigues Daniel?
- Ya Daniel deja de molestarla, otro día la batimos –me turbaron a mi misma sus bromas así que me hice su cómplice para hacerlo callar.
- Bueno, bueno, mañana en la tarde en el msn nos ponemos de acuerdo con todo, ya que mañana recién me llega el presupuesto de todo el viaje y los detalles, ok?.
- Ok, así quedamos entonces
- ¿Por el msn?, ¿que acaso no podríamos reunirnos?, me parece una completa tontería de niños esa manía de Uds. de estar todo el día metidos en el msn.
- Bueno Daniel no sé tú, pero para nosotros no es muy útil –Mauricio como siempre lo abordó aportando la opinión objetiva.
- Hayyyy, yaaa, bien que es para estar chateando todo el día
- Daniel tú y tus quejas, que es lo que te pasa hoy? –me estaba llenando de molestia sus consecutivas quejas- es que acaso no te pusieron al día hoy?.
- Uyyyyyyy, eso sí que dolió, auch…auch Daniel –Moreen celebró mi comentario y me abrazó por la cintura.
- Jajaja, ok Sinthia, no te respondo porque sabes que si hablo pierdes –me miró con una sonrisa fingida pero terminó acercando su mano por mi cien, en signo de fraternidad-
- Uyy Sinthia, jaja –Mauricio abrió sus grandes ojos cafés con una amplia sonrisa para celebrar lo que Daniel acababa de decirme.
- Ahh, que ahora yo soy el punto?, ok, ok, todo porque me adoran, yo lo sé
- Si amiga, te adoramos –me dijo Moreen al oído.
- Bueno a mi no me mires, yo no te adoro, no soy idólatra de nadie.
- Jajaja hay Daniel.
- Como que coincido con Sinthia, a éste no le han dado buen servicio, ya desde varios días –y Moreen se volteó buscando mi mirada.
- Jaja en eso compartimos circunstancias no amiguita? –Daniel abrazó a Moreen por los hombros.
- Jaaa, no te compares que lo mío es diferente –Moreen quitó el brazo de Daniel, jalando su mano hacia un extremo.
- Bueno, bueno, chicos los estimo, pero cuando se sacan sus trapitos al aire, realmente lucen como unos chiquillos de colegio –Mauricio de la nada se había puesto serio.
- Mauricio, no les hagas caso, tu sabes cómo es; pero creo que es cierto lo que dice Daniel, sería mejor que nos reunamos.
- Bueno, si eso les parece mejor, por mi bacán, vienen a mi casa para almorzar y conversamos.
- Ya perfecto Mou, ¿ya ves que es mejor?, yo lo decía también porque quiero ver a tu hermana Claudia que está maaaaaass rica que un melón –de pronto Daniel olvidó toda queja y empezó a adular a Moreen.
- Ya lo sabía, por una pendejada tenía que ser tu petición de la reunión –miré sorprendida a Mauricio mientras terminaba de decir eso, pues él no era de usar términos como “puto”, “pendejo” o sus derivados.
- Jajaja Mauricio, te felicito, se te está saliendo el hombre, por fin –Daniel miró con ojos de orgullo a su amigo.
- Estooos chicos, bueno entonces yaaa de una buena vez, confirmado a las 3 en la casa de Moreen mañana, está bien? –estábamos ya en el paradero para que cada uno tomase su carro de regreso a casa.
- Está bien, bueno yo los dejo, tengo que estudiar para los exámenes, los veo mañana chicooos ¡¡¡ -Mou se retiró inmediatamente del grupo, sin que nos diéramos casi cuenta.
- Esta loca se va, así no más no? –en son de queja Daniel volvió a irrumpir.
- Jaja, si pues, esa loca que te volvió loco a ti también –arremetí con su aparente escudo emocional.
- Ahhh, naaa ya no siento nada por ella, simplemente que cada vez me voy dando cuenta de lo infantil que es –lo decía mirando los carros, como quien busca su línea de regreso, aunque por lo pronto no era ese su objetivo, más que su evasión.
- Infantil, somos todos Daniel, unos más que otros; Moreen será loca, pero siempre te fue honesta, al menos sabes que no te mintió y te dijo en tu cara que quería tirarse a otro –le lancé su verdad inerte, y él por fin tomó una expresión más abierta en ausencia de Mou.
- Hay amiga, pero de qué me sirve su honestidad, si es para decirme que se quiere tirar a otro pues, no te pases.
- Bueno Daniel, en cierta forma Sinthia tiene razón, porque las otras chicas, que hacen?, te dicen: “Sí, te amo”, te publicitan fidelidad y terminan haciendo exactamente lo contrario.
- Miren, de verdad preferiría no hablar del tema, ya en otro momento si?, tuve un día muy pesado.
- Bueno, me quito.
- Sí, yo también, vamos Mauricio que ahí viene nuestro carro.
Nuestra conversación con Daniel se había quedado tensa, y lo que antes parecía un prometedor viaje de amigos, ahora empezaba a desdibujarse. Daniel aun sentía cierto rencor hacia Moreen, no le había perdonado que le dijera sin más ni más, que quería acostarse con otro hombre, era demasiado para la hombría de Daniel; no por tanto se había quedado sin enamorada por regular tiempo. Así que cuando Moreen le restregó en la cara su habitual sinceridad respecto a su vida sexual, Daniel no supo qué hacer, y su desconcierto frente a esto terminó haciéndolo enmudecer, no le dijo nada a Moreen imaginando que recapacitaría y le diría que todo habría sido una broma o una prueba, como creía que usualmente hacían las chicas. Mas para su soñadora esperanza, esto no fue así, pues Moreen le exigió que fuera sincero respecto al tema y que si le había molestada que se lo dijese. Daniel no soportó más la frescura de Moreen y le echó en cara todas sus atenciones, y por sobre todo el tiempo que le dedicó a su incipiente relación, le echó la culpa a ella, a todas las mujeres por haberlo hecho sentir miserable los últimos cinco malos años de su vida; la odió mil veces desde las entrañas, y se desconectó por una semana de nosotros, hasta que un sábado me llamó llorando contándome lo que había sucedido. Al cabo de unos días lo vimos totalmente diferente, y con Moreen particularmente, volvió a ser el mismo, excepto que sus bromas hacia ella se transformaron a ser más pesadas e incomodaban regularmente al grupo.
Nuestro viaje ya había sido planificado un mes antes, y los más entusiastas eran Daniel y Moreen; sin embargo, ahora todo era distinto, ellos ya no eran una pareja, y Daniel ignoraba quien era el tipo con el que se había acostado Moreen. Pues detalle conveniente y parte de la treta de Mou, era que en realidad cuando le preguntó a Daniel si podía levantarse otro chico, ella ya lo había hecho suyo días antes. Quería tan solo ser honesta, de cierta forma confesarle que no podía llevar una relación monógama por mucho tiempo, después de todo Daniel la había conocido así desde el principio.
Coincidentemente el otro tipo, se llamaba Daniel también y en realidad no llegaba ni siquiera a ser amante de Mou. Era amigo de las dos, más amigo mío que de Moreen, yo lo conocía de una fiesta, a partir de donde empezamos a salir y nos volvimos amigos amantes. Cierto día salimos los tres y Mou se quedó maravillada con las estupideces de Daniel, pues los dos tenían en común la afición por las fiestas. Salimos a tomar ese día, nos metimos a un karaoke-bar y estuvimos tomando alrededor de tres horas, lo que por cierto no había estado planeado. Un vaso, otro vaso, más y más nos empilamos, y quisimos ir a bailar. Los tres estábamos de acuerdo y a mí me dejó de importar el permiso de mi hermano (ése era el alcohol decidiendo por mí), caminamos un poco y llegamos a la discoteca. Cuando entramos estaba repleta, llena de humo; se notaba que la fiesta estaba empezando a llegar a su clímax más alto, así que nos embullimos en la multitud hasta llegar al centro frente al escenario, nos hicimos espacio y empezamos a bailar eufóricamente. Toda persona que nos haya visto tal día, probablemente pensara que estuviésemos drogados, pues realmente lo parecíamos. Daniel se fue acercando a mí durante las canciones de reggaetón, sentirlo tan cerca no era nada nuevo, en realidad era una costumbre de los dos bailar así, tocarnos así tan posesivamente, y el alcohol aportó también. Noté que Mou quería levantárselo esa noche y le propuse a Daniel que la besara. Él se acercó más a ella y comenzaron bailar acompasados, tocándose, hasta que ella lo besó de un impulso desenfrenadamente, así como era Mou misma.
Los observé y decidí dejarlos disfrutar su beso, me fui al baño por un rato; allí dentro me sentí mal por mi otro amigo Daniel, por el Daniel que sí era mi amigo, con el que habíamos compartido muchos almuerzos y conversaciones, mas no por el Daniel arrebatado con el que había intimado un par de veces. Mou la estaba gozando, sonreí a lo lejos mientras los veía bailar muy pegados, tan excitados, y cambié de parecer; me acerqué a ellos y les propuse irnos a la casa de Mou.
Ellos me abrazaron, y nos fuimos uno detrás del otro, hacia la casa de mi amiga. Para cuando llegamos aun seguíamos ebrios, y Daniel y Mou seguían besándose, por un momento sentí celos, pues el amante era mío para empezar, y en ese momento mi amiga se lo estaba tranzando, ¿que podía hacer yo?, ¿seguir mirándolos?, ¿irme?, no por supuesto que no.
Llamé a Mou, la jale del brazo del sillón donde estaba recostada con Daniel, la besé y le dije que si quería tirárselo, tenía que pedirme algún permiso. Al cabo que dije semejante atrocidad, los tres empezamos a reírnos, y Daniel me jalo por la cintura hacia donde estaba él en el sillón, me abrazó y me dijo: “pero mi amor, si yo solo te estoy obedeciendo”, y acto seguido volvimos a matarnos de la risa. Daniel me recostó hacia un lado, me empezó a besar y olvidé todo lo demás…lo demás que ocurrió esa noche cambió todo para los tres. Moreen dejó a mi amigo Daniel, yo dejé de ver a Daniel el amante de esa noche, sin embargo Mou y yo empezamos a salir aun más.
Mauricio estaba al tanto de toda la historieta, y el único que lo ignoraba era Daniel, como podíamos decirle algo así?, no, no se lo diríamos, lo prometimos secretamente…pero podría durar este pacto también para el transcurso de nuestro viaje?...

C7

23:37 Edit This 0 Comments »
Me gustas, de una forma tan sencilla que ni siquiera alcanza a ser un anhelo, pienso en ti ciertas partes del día como en una fila de cuadros de imagen del único día que te recuerdo, poca luz, mucha música, harto barullo y harta, harta gente a nuestro alrededor, bailamos un poco, nos encontramos en algún punto de ese baile, y otro cierto punto también olvidamos ese baile, tal vez por la música un poco por el alcohol, y aunque eso poco importe; aun lo sigo recordando.
Un poco más tarde, estuve llamando, timbrando, llamando una y otra vez a mi pareja (al menos ese día lo éramos), y coincidentemente me repitió las palabras que yo le había procurado advertir hace mucho tiempo atrás: “presiento, y aunque no fuese así yo soy consciente de que tal como lo dijiste, la fidelidad es el premio a la confianza y resultado de la coherencia de uno, solo quería repetirlo”, de pronto tuve la certeza que desde ese día, ninguno de los dos había sido completamente honesto hasta ese momento; estábamos ante una reflexión mal fraseada, que en metáfora nos estaba encarando con nuestra verdad más temida; lo intuí, lo deduje placenteramente para mí y simplemente preferí pensar que tal vez yo fuese otra persona ese día, tan solo ese día. Así mismo también, como te lo dije a ti; casi sin pensarlo conscientemente.
Me gustas de alguna forma, que me hace sentir vergüenza por sentirme así, por tenerlo tan claro y a la vez poco probable; y así también porque hasta me parece entretenido por sobre lo que parece.
La vida es un deporte lo decía mi madre, y ¿qué crees que pase si uno es competitivo? le hubiese preguntado, pues nada; solo pasarla bien, me hubiese dicho probablemente, creo que desde ahí nace mucha de mi manera de vivir… qué más puedo decir: me gustas… sabes que me refiero a ti verdad?; tan solo necesitaba escribirlo para sacarlo de mi sistema.

C6

11:11 Edit This 0 Comments »
Había terminado de tipear mi informe de psicopatología, y me regresó esa angustia que me subía desde la garganta y se iba llenando de flema, para luego irse complicando con el nudo emocional que le había agregado sin querer. De por sí el flema era a causa de los últimos rastros de la gripe que me iba dejando, mas el nudo se debía a razones emocionales, y digo emocionales pues la emoción es pasajera, y tenía la sensación de que esto no era más que una sensación fugaz que no tendría mayor complicación. No calculé por supuesto que esto no se daría así.
Estuve divagando y haciendo zapping como suelo hacer cuando termino los deberes (o para ser más sinceros, en realidad casi todo el tiempo), y mientras revisaba y trataba de interpretarle nuevos rumbos a los mensajes pasados del chico indiferente de la cato, entró el chico tranquilo del icpna, al que días atrás le había enviado un mensaje subversivo para nuestra casi llamada amistad.
Me inquieté, pues después de todo aun existía la tensión de no habernos dicho ni “ah”, y mucho menos “hola”; estaba en línea y como lo usual tenía el mismo Nick cursi que mas sonaba a canción, lo cual tenía lógica viniendo de él, ya que él vivía vociferando que cantaba y que sabía de música rock, lo cual nunca puse a prueba pues me causaba cierto malestar tener que explayar un tema tal con alguien que al parecer quisiese banderearse, lucirse, y explicar todo lo que sabe al respecto. Más aun así, yo iba escribiendo y conversando con los otros amigos en línea e incluso hablando del chico del icpna, a quien le atribuía pocos valores fijos y muchas malas intenciones de las cuales nunca estuve segura, aunque iba en contra del concepto general de “chico tranquilo” que se suponía que era. Quería un tanto descargar mi rabieta, mi berrinche, mi cólera congelada en el tiempo; que me guardé desde el momento en el que me dijo: “no puedo decirte que estoy enamorado de ti, no puedo, simplemente no puedo”.
Por otra parte todos los contenidos de las conversaciones con los otros en la red del msn, estaban llenos de verdades parciales y de malas intenciones mías por difamar a una persona a la que en realidad quería, así como también quería destruirlo en una forma simbólica dentro de mí, sin embargo al intentarlo así todo iba al revés, pues su imagen retornaba mas pulcra de polvo y paja, más libre, más prometedora y afectiva.

- Y dime que es de tus chicos? –me preguntó con tino uno de mis amigos mas íntimos de la red, con esa ironía y sarcasmo que sabia había detrás de esa pregunta.
- Jaaa, nada pues, ya no ando en esas, ya me jubilé
- Jubilarte? Ya si.. y yo soy cura ya, ya pues hija cuéntame
- Bueno es casi toda la verdad (y digo solamente casi para que no te quejes)
- Jaja ah ok que considerada tu, pero en serio, ha pasado algo interesante en la telenovela de telesinthia?
- Ahh estamos graciosos hoy día
- Así hay que estar pues no, sino cual sentido tiene la vida
- Ah no, definitivamente al que le ha pasado algo, es a ti
- Bueno si, pero primero quiero saber sobre ti, ya que yo siempre hablo de mí, además tú ya sabes mi melodrama de pies a cabeza, en cambio yo me he perdido los últimos capítulos del tuyo.
- Jaaa, ah es que el director del canal decidió cortar algunas escenas porque dice que son muy fuertes pues tu sabes
- Jaja fácil, pero pásame las inéditas pues, tengo que estar al día.
- Jaja oye yaa
- Si ya..cuéntame de una vez hija
- Bueno, lo del “chico tranquilo” pues, ahí está en línea el muy sonso.
- Ah el mongo, y que dice ese, ya se reporto?
- Jaja no, no te conté que le mande un mensaje mandándolo por un tubo?
- No naa..como así que pasó?
- Nada pues, que luego del problema intimo que tuvimos tu sabes me terminé por cansar de sus continuas formas de decepcionarme que siempre encuentra, le dije de todo en ese mensaje.
- Ala que si, de todo? Como así de todo?
- Le dije que cuando estaba con él no sentía nada (manya ni en la cama, osea nada jaa), que estaba cansada de sus continuas disculpas cada vez que hacia algo mal.
- Asu le diste su chicote al “ritmoromantica” xD
- Jaja, bueno si, y es que tu sabes pues, ese tipo ya me tiene cansada, toda la vida es lo mismo, y bueno tu sabes que ahora solo somos amigos (claro dentro d las sabanas no tan amigos pero eso es solo un agregado especial de a veces)
- Without emotions?
- Jaaa no, sin sentimientos que es diferente.
- Ya claro, me imagino, pero porque le enviaste ese mensaje hija
- No lo sé sabes, simplemente tuve la necesidad volitiva de escribirle y decirle con todas sus letras que me llegaba al puto carajo (claro que lo escribí decentemente diciendo: me has decepcionado y toda una recatafila de términos adecuados y cultos, pero lo que en sí le quise decir fue que deje de seguir jodiendome siempre)
- Uhmm ya veo, pero que le dijiste en conclusión, que no querías verlo?
- No, no tanto así (creo), le dije que amigos no éramos y que me gustaría que fuésemos mas amigos pero más adelante, y amigos como se supone son los amigos, aunque no crea mucho en eso obvio, pero para florear se lo dije así.
- Ahhh jaa fácil que el chico ritmoromantica se lo cree, estará que se latiga la espalda a esta hora facilllll.
- Jaja, sería un chiste ah
- Ahh ahí si lo alucinas no?, todo arrodillado
- No naa tampoco tampoco, en serio me llega, porque casi me friega y encima quería seguir igual que antes.
- Así son los hombres pues hija..jajaja
- Jajaj oe que…tu eres hombre, por si no te habías dado cuenta
- Jaja lo sé, pero tú sabes lo femenino se me sale, jaja
- Por eso somos grandes amigas
- Como?
- Digo amigos…muy amigos
- Jaja, oie ya el chico tranquilo ya paso más de los tres meses de rigor, ya fue ya
- Si ya fue
- Además el no te rinde dos litros como el amigo de tu ex, jaja
- Jaja como? Jaja ahh verda no? Plop hasta tú te acuerdas mejor de eso que yo
- Para que veas que yo sigo con mi memoria clara, la telenovela.
- Jaja no tan telenovela porque este mi Eduardo Capetillo que me tocó, le falta harto ahh xD

Y así continuamos burlándonos durante la madrugada con mi amigo, era casi un desahogo poder decir: ah ese sonso, a ese estúpido, a ese imbécil (termino que suena fuerte, pero que en ocasiones se me va con facilidad)…
No estaba siendo honesta del todo ni con mi amigo, ni conmigo misma; mis intenciones en realidad desde el fondo, sabía que eran otras.
Tenía tanta carga dentro, tantas frustraciones que pasé a lado de él, y que por cierto muchas de ellas él mismo me las provocó, como su “no puedo decirte que estoy enamorado de ti”. Y respecto a ese detalle, que me recorría la sangre de rabieta, me sentía así por un par de razones:
Para empezar yo no tuve la iniciativa de empezar una relación de pareja, donde habían comprometidos sentimientos y prometedoras formas de afecto en su propuesta. Segundo que luego de que él hizo que me subiera de nuevo en su barquito, no hubo ningún momento en el que le exigí una declaración de amor, o una relación de letrero de enamorados, o ni siquiera palabras de afecto; esos son detalles que nacen de cada uno, no se piden, no se rentan. Y así mismo yo no los exigí, mas aun así “él no podía decir que estaba enamorado de mi”, como si yo fuese un ente que lo persiguiese acechante y hostigante para que pudiese decir “estoy enamorado de ti”. Pues no, yo no le pedí nada, ni afecto, ni relación estable; tan solo su compañía sincera. Luego me encariñe, luego me ilusioné y para cuando eso sucedió, él llegó con su flamante frase “no puedo, simplemente no puedo”. Que absurdo me sonó, y más que absurdo me supo a excusa, una forma de zafar, de escapar.
Por supuesto no me iba a permitir mas angustia, y corte de fondo todo, corté su “dame un tiempo por favor”, que me había calado la cólera aun mayor.
Lo odiaba, quería agarrarlo a golpes y gritarle “yo tampoco puedo, tampoco puedo ser tu amiga”. Pero en el fondo yo no poseía sentimientos de rencor, es algo que simplemente no me dura, o no soy capaz de cumplir a cabalidad.
Fui dura, fui tajante y muy poco reflexiva respecto al tema, pero aun así lo hice, y ahora el chico tranquilo estaba en línea, y mi orgullo me impidió decirle algo. Me resigné cerré la laptop y continué pensando en él, y lo que al principio era tirria, encono desempacado; en ese instante pareciese que todo hubiese girado como el reloj tan rápido y aletargado para pintarlo sin culpa alguna, y eso era signo de que todo se había terminado.

C5

16:14 Edit This 0 Comments »
Al entrar, la sala lucía tan pulcra como la recordaba de la última vez que había estado allí; él sujetó la puerta para que yo pudiese entrar, para luego cerrarla; ingresé, me senté cómoda en el sillón y calculé lo que él me haría esa mañana; no era tan ingenioso con respecto a su rutina, e imaginé que no lo seria tampoco con sus aventuras. En realidad tenia sueño, me había levantado más temprano que nunca; exactamente 4 horas antes de lo usual en vacaciones; era un daño a mi rutina, pero la promesa de un buen sexo con este amante, hizo que obviara ese ciclo; después de todo ya se iban terminando las vacaciones y no tendría mucho tiempo después.
Él tenía el cabello castaño oscuro, casi azabache; la forma de su rostro era cuadrada y se enmarcaban mas en las malas fotografías que tenia; fotografías típicas de familia, donde salen todos formales con terno y vestido, sonriendo por cumplir. Me gustó su cabello, porque era ondeado y corto; pero más que su cabello era su mirada; la mirada que se me quedó clavada desde la primera vez que lo vi salir de su casa cuando fui con su amigo, que por esa época salía conmigo. Luciano era amigo de Robert, que a su vez también era bueno en la cama, aunque de muy poco criterio personal. Aquel día que lo conocí hace regular tiempo, fui con Luciano; su amigo, íbamos de la mano porque para Luciano toda señal de propiedad era lo más adecuado para sentirme suya. Tomarme de la mano, abrazarme, hacer que siempre diera señal de ser su pareja frente a otros; a veces me daba la impresión que pensara que en cualquier momento lo iba a dejar, y aunque eso no estuviese fuera de la realidad su miedo no nacía de mis actitudes, sino de él mismo. Después de dos meses, él se transformó en sapo como los otros y todo lo que pintó paradisiaco, pasó a mostrarse asqueroso ante mí. Fue un buen amante, tengo que darle ese crédito, él me penetró como antes no lo había hecho un chico hasta ese entonces, sin duda tenía mucha experiencia de mujeriego. Pero lo que más le agradecí, fue eso, el sexo y su amigo Robert.
El día que Robert salió a nuestro encuentro por primera vez, lucía recién bañado, bien arreglado y no llevaba los lentes que otras veces después lo observé usar con frecuencia. Tenía una mirada felina, y sus ojos pequeños hacían juego con esa disposición suya. Cuando lo vi, no lo reconocí, pues en la foto que lo había visto antes, no lucia así; fue entonces que me sorprendí, y lo adoré. Ese día había sido uno de los más angustiantes de ese año, me había roto las ilusiones horas antes a causa de una noticia respecto a una relación pasada, y luego en unas horas después mi compañero amante, Luciano, me estaba llevando de bandera, y yo solo deseaba en el fondo ducharme y dormir eternamente. Pero no, ese día me obligué a salir, tenía que hacerlo para no pensar, para no llorar, no al menos esa noche. Así que acompañé a Luciano, a su reunión; mas nada me pareció divertido. Ninguna de las conversaciones me atrajo, ninguno de los presentes me provocó agrado, excepto una de las chicas que lucía hermosa, y por supuesto Robert. Ese mismo día supe que Robert tenía enamorada y que al parecer era una relación seria de mucho tiempo, mas él se refería a ella en tono de molestia, detalle que sería constante en las conversaciones posteriores que tuve con él.
Luciano por otra parte solo me dejo un buen recuerdo sexual, pero solo eso; sabia meterlo y nada más. A la sexta vez que tuvimos sexo me comencé a aburrir y lo demás fue solo sexo mecánico.

Ahora estaba en la sala de Robert, por segunda y sabia que probaría de él un poco más esta vez.
Estaba cansada pero solo un poco; así que al sentarme en el sillón, en realidad me regué en él, me eché, pero con los pies en el piso, él se vino a sentar a lado de mis piernas y prendió la televisión de la sala; fue cambiando de canales tratando de mostrar que estaba concentrado en tal tarea, evadiendo mi mirada y mi escrutinio. Luego encontró un canal de películas y me mencionó el titulo de la película para preguntarme si quería que viésemos esa película, como si en realidad hubiese ido con tal propósito. Nos miramos, y él deseo lo mismo que yo y acercó sus manos tibias por debajo de mi polera, deslizándolas hasta mis senos por sobre el brasier, pegó su pecho en mis piernas y buscó mis senos con sus manos, me comenzó a tocar, masajeándome suavemente, nos miramos de nuevo y nos besamos de un impulso…
Me cargó con facilidad, besándome exquisitamente, y me fue manipulando la voluntad al igual que lo hacía Luciano, hasta dejarme sin ninguna objeción por luchar, me arranco el pantalón de una, y no le importó el frio ni la puerta abierta de su cuarto, me besó los pies, bajando despacito hasta mis piernas donde me fue mordiendo suave…

Harta

00:23 Edit This 0 Comments »


















Bajo la luz tenue de aquel, tu cuarto
Me sobrevino una certeza
Que a pocos minutos iba yo, a enloquecer
Sin desdoblar mi firmeza
Sin regodearme de su valer

Me lo digo, te lo dije
Me canso, me cansé…
Y ya ni sé tampoco, si algún clavo
De los que acostumbrabas a lanzar
Dolieran en verdad un tanto
O si tuvieron existencia alguna

Me harto, me harté de ti
Como de la forma de mi proceder contigo